CONTRATA AHORA NUESTRO SERVICIO DE RECOGIDA

Metales críticos: características, funcionalidades, demanda y reciclaje

¿Qué son los metales críticos?

Se denomina metales críticos o estratégicos a aquellos que son tecnológicamente indispensables para la producción de energías limpias y nuevos modos de transporte respetuosos con el medio ambiente. 

Son críticos porque son materias primas que escasean. Su producción está concentrada en países poco fiables en términos de suministro, como China, que monopoliza una decena de metales, la República Democrática del Congo, que produce el 60% del cobalto, o Indonesia, productora del 30% del níquel.

¿Cuáles són los metales críticos?

Tanto la UE como Estados Unidos han incluído en esta clasificación una treintena de elementos. Entre los más destacados se encuentran el acero, el cobre, el litio, el cobalto, el níquel, el magnesio, el grafito o el zinc, junto a otros más desconocidos, los denominados REE (Elementos de Tierras Raras), como son el iridio, el escandio, el telurio o el cerio. 

Sin embargo, el nivel de criticidad depende de la necesidad y la cantidad de producción. Un metal puede ser crítico para un país, pero no figurar en la lista de materias primas críticas de otro: ello depende de las industrias manufactureras y de si cuentan con centros productivos propios.

Funcionalidades de los metales críticos

Teléfonos móviles, ordenadores o coches eléctricos, precisan como materias primas metales como el litio, el cobalto y el níquel, que dependen de estos elementos para extender la vida útil de la batería o hacer posible la funcionalidad de la pantalla táctil, el micrófono, el altavoz o las conexiones de un smartphone. 

Además, las tecnologías bajas en carbono para la producción de energías limpias como la eólica o la solar precisan grandes cantidades de estos metales críticos

Por poner un ejemplo, un molino eólico capaz de generar 3 Mw de energía, cuenta con: 1.200 toneladas de concreto, 335 toneladas de acero, 4,7 toneladas de cobre

3 toneladas de aluminio, 2 toneladas de REE, y otros minerales como el zinc y el molibdeno.

Incremento de la demanda

Según previsiones de la Agencia Internacional de la Energía, en los próximos años la demanda de litio se multiplicará por 42, la de grafito por 25, la de cobalto por 21 y la de níquel por 19. Si ello no va acompañado de una mayor disponibilidad de estos metales, acabará disparando su precio.

Un estudio del Fondo Monetario Internacional augura que solo el valor de cuatro de los metales críticos (cobre, níquel, cobalto y litio) se cuadruplicará en las próximas dos décadas para acercarse bastante al de los combustibles fósiles.

Reciclaje de metales críticos

Por todo ello, y aunque la minería seguirá siendo necesaria para el suministro de los metales críticos, en los últimos años se ha puesto el foco en la necesidad de potenciar la economía circular en dos sentidos.  Por un lado, para reutilizar los materiales de los dispositivos digitales tras acabar la vida útil de los mismos y, por otro lado, para recuperarlos de entre los residuos que se dieron por perdidos en viejas minas.

¡Te llamamos!

¡Déjanos tu teléfono y nos pondremos en contacto contigo sin compromiso!