CONTRATA AHORA NUESTRO SERVICIO DE RECOGIDA

Contenedores
de reciclaje

Servicio de contenedores para reciclaje con certificado de destrucción.

Si su empresa, fábrica o taller genera residuos metálicos de forma regular, le ofrecemos el servicio de contenedor de reciclaje. Contamos con contenedores para la recogida de metales y chatarra férrica y no férrica.

Nuestros contenedores, en las dimensiones que se requiera, se sitúan en las instalaciones de nuestros clientes para que puedan depositar y almacenar cómodamente la chatarra.

Cuando se han llenado, nuestra flota de camiones se encarga de retirarlos y sustituirlos por otros vacíos, trasladando los llenos a nuestra planta de tratamiento y recuperación en Barcelona para su posterior pesado y compra.

Siguiendo las normativas indicadas por la Agencia de Residuos de Catalunya, gestionamos y documentamos la trazabilidad de su producto aportando, si lo necesita, el certificado de destrucción correspondiente.

Reproducir vídeo

Rellena este formulario para contratar el servicio que más se ajuste a tus necesidades.

¡En Chatarras Sanchez
estamos deseando conocerte!

El reciclaje está ganando cada vez una mayor relevancia, aunque a veces tengamos dudas sobre qué desechar en cada contenedor. Casi todas las personas podemos tener claro qué echar en los contenedores de reciclaje, por ejemplo, el papel va al contenedor azul, pero ¿qué hacer por ejemplo con una bombilla?

Contenedores para reciclar

Según Ecoembes, se depositaron 13,96 kg de envases de plástico, latas y briks por habitante en el contenedor amarillo y 16,1 kg en el contenedor azul (un 5,76% y un 3,87% más que el año anterior respectivamente), lo que equivale a 1.142 envases por habitante en el amarillo, y 644 por habitante en el azul durante 2017.

El 99% de los españoles tiene acceso a recogida selectiva con una media de un contenedor cada 100 metros. 

Tipos de contenedores

Podemos encontrar los siguientes tipos de contenedores principalmente:

Qué se recicla en cada contenedor

Como ya sabemos, cada contenedor está hecho específicamente para albergar un tipo de residuos concreto. Podemos encontrar los contenedores amarillos, azules, verdes y marrones. Las características generales, seguramente las conozcas, pero últimamente ha habido cambios, y seguro que hay alguna curiosidad que te sorprende…

Contenedor amarillo

El contenedor amarillo lleva más de 20 años en funcionamiento en España. Dentro de este contenedor, debemos depositar, botellas y envases de plástico, envases metálicos (latas, bandejas de aluminio, aerosoles, botes de desodorante…) y briks de leche, zumos o sopas. Aunque podamos tener esto claro, existen una serie de productos que pueden acabar en el contenedor equivocado, lo que se conoce como residuos “impropios”.

Es lógico pensar que todos los objetos que estén fabricados con plástico y que ya no nos son de utilidad, van al contenedor amarillo, pero no siempre es así. En el contenedor amarillo debe depositarse exclusivamente lo citado anteriormente. No deben depositarse: juguetes de plástico, biberones y chupetes, utensilios de cocina o los cubos de plástico, los cuales deben ir al contenedor de restos.

Todos los envases que van a parar al contenedor amarillo son transportados a las plantas de selección, y de allí a sus respectivos recicladores. ¿Sabías que con 6 briks puede hacerse una caja de zapatos, 40 botellas de plástico pueden convertirse en un forro polar o que 80 latas de refresco pueden transformarse en una llanta de bicicleta? También, 8 botes de conserva pueden tener una segunda vida como olla de cocina, 22 botellas de plástico una camiseta y 550 latas pueden ser una silla. ¡Y estos son solo algunos ejemplos!

Contenedor azul

Los contenedores azules, al igual que los amarillos, llevan más de 20 años en funcionamiento en España.

Este contenedor suele ser fácil de distinguir y de usar, ya que está destinado para papel y cartón exclusivamente. Esto pueden ser envases de alimentación, calzado, productos congelados, papel para envolver, papel de uso diario…

¿Y cuáles son los residuos impropios más habituales en este contenedor? Los errores más comunes son con el brik. Al pensar que es cartón, se piensa que este contenedor es su destino, pero no es así. El brik va siempre al contenedor amarillo, ya que está compuesto por cartón, plástico y aluminio. Además, los desechos diarios como servilletas de cocina o papeles sucios deben ir con el resto de desechos orgánicos al contenedor marrón, ya que muchos llevan aceite y esto imposibilita el tratamiento del material. Los pañales también deben ir con los residuos orgánicos.

Estos envases son trasladados a plantas de recuperación donde se limpian, se clasifican según los tipos de papel y se prensan en balas de dimensiones y peso estandarizados. Una vez listos, se transportan hasta una fábrica de papel, donde se transforman en bobinas de papel nuevo, que se convertirán en cajas de zapatos, cereales, folios, periódicos…

¿Sabías que 8 cajas de cereales pueden hacer un libro?

Contenedor verde

En el caso del contenedor verde, debemos depositar botellas de vidrio, frascos de vidrio (como perfumes o colonias) o tarros de alimentos (mermeladas, conservas, etc.)

Pero al igual que en el contenedor amarillo, también pueden encontrarse residuos impropios. ¡Ojo, es muy importante diferenciar el vidrio del cristal! Al verde solo debe ir al vidrio. Algunos errores comunes se dan cuando llega la hora de reciclar bombillas, espejos, ceniceros, vasos y vajillas, que deben llevare al punto limpio o a centros de recogida.

Además, el vidrio es uno de esos materiales que puede reciclarse infinitamente sin perder ninguna de sus propiedades. Tras recogerse, se lleva a la planta de tratamiento para triturarlo y librarlo de impurezas para después ir a la fábrica de envases, donde se le dará una nueva vida.

Contenedor marrón

En 2017 se estrenó en Madrid el contenedor marrón. Este surge como división del tradicional contenedor gris de restos orgánicos. En algunas Comunidades Autónomas ya no son lo mismo el cubo orgánico, ahora de color marrón, y el cubo de restos, de color gris.

Con los residuos orgánicos puede hacerse compost o biorresiduo que pueden aprovecharse como fertilizante e incluso como generador de energía. Lo que debe depositarse en el contenedor marrón son: restos de alimentos como pieles de frutas, espinas de pescado, plantas, cascaras de huevo o posos; o servilletas y papel de cocina usados.

Los impropios que acaban en este contenedor son los restos no orgánicos como objetos de cerámica, pañales, colillas, chicles, toallitas húmedas, arena para mascotas, pelo, polvo, etc.

Fuente: Ecoembes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Te llamamos!

¡Déjanos tu teléfono y nos pondremos en contacto contigo sin compromiso!