CONTRATA AHORA NUESTRO SERVICIO DE RECOGIDA

5 razones por las que los precios del cobre han subido

Los precios del metal han subido un 125% desde sus mínimos de marzo de 2020 y han estado entre los productos básicos que han alcanzado precios récord desde que comenzó la pandemia. Varios factores han contribuido al repunte del cobre. Lo que sigue es un análisis de cada uno, en detalle.

Crecimiento lento en los suministros de cobre

En las últimas tres décadas, la producción minera de cobre creció mucho más lentamente que la mayoría de los otros metales, aumentando solo un 123%. Durante el mismo periodo, la producción de aluminio creció un 256% y la de mineral de hierro aumentó un 257%. Desde 2013, la producción minera de cobre ha crecido lentamente, a solo un 1,7% anual, menos de la mitad del ritmo anual de crecimiento de la oferta del 4,6% del aluminio.

El crecimiento excepcionalmente lento de los suministros de cobre se debe a una combinación de factores. Primero, los precios del cobre cayeron un 58% entre principios de 2010 y de 2016, cayendo cerca del coste de producción del metal y, por lo tanto, desalentando nuevas inversiones en minas e instalaciones de procesamiento de minerales. En segundo lugar, el contenido de cobre del mineral de cobre ha disminuido constantemente con el tiempo. Si bien las reservas totales descubiertas han seguido aumentando, el coste de extracción ha ido en aumento y una gran parte de ese coste es energía.

Costes de energía y cobre

La minería y la refinación de metales es un negocio intensivo en energía. Como tal, los precios del cobre tienden a mostrar un gran movimiento conjunto con el precio del petróleo crudo West Texas Intermediate, así como con otros puntos de referencia del petróleo crudo.  En el pasado, se podía suponer que esta relación se daba sobre todo por el lado de los insumos, la subida/bajada de los precios del crudo y del gas natural hacía que la extracción y el refinado del cobre fuera más o menos costosa. Esa suposición sigue siendo válida hoy en día.

Sin embargo, el fuerte aumento de los precios del petróleo y el gas natural en 2021 puede estar aumentando la demanda de cobre al impulsar el interés en tecnologías alternativas como la eólica, la solar, las baterías y los coches eléctricos, todas las cuales implican el uso de cobre, ya sea directa o indirectamente. Esto puede ser especialmente cierto en Europa y Asia, donde vive el 75% de la población mundial, donde los precios del gas natural han aumentado entre 7 y 8 veces respecto a los niveles de Norteamérica.

La transición energética

La transición energética puede generar una fuerte demanda de cobre y otros metales como el litio y el cobalto. Durante la última década, el coste de la energía solar se redujo en casi un 70%, mientras que el coste de las baterías se redujo en una cantidad similar. Desde 1990, los costes de la energía solar y el almacenamiento en baterías se han reducido en casi un 98%.  Si tales tendencias continúan durante las próximas décadas, será posible imaginar un futuro de abundante energía libre de carbono, pero que requiera mucho más cableado de cobre.

La transición ya se está haciendo evidente en el transporte terrestre. Las ventas de coches eléctricos aumentaron un 160% en todo el mundo en 2021 a 2,6 millones de unidades. Además, esos coches representaron menos del 4% de las ventas mundiales del segmento automotriz. Si las ventas de coches eléctricos continúan creciendo a este ritmo acelerado, aumentando su participación de mercado en relación con los coches con motor de combustión interna, implica un crecimiento potencialmente fuerte de la demanda de cobre y otros metales. El coste de las unidades eléctricas ha disminuido rápidamente, y estas pueden volverse menos costosas que los coches impulsados por motores de combustión para la segunda mitad de la década de 2020.

Entre las principales economías del mundo, el crecimiento más rápido en la demanda de coches eléctricos provino de China, donde las ventas de estos crecieron casi un 190% el año pasado. Incluso fuera de las ventas de coches eléctricos, la economía de China ha sido la fuente más importante de demanda de cobre durante las últimas dos décadas.

La influencia de China

Cada año, el país asiático compra entre el 40% y el 50% del cobre recién extraído. Parte del cobre en bruto se utiliza internamente, mientras que gran parte se reexporta en los componentes de productos intermedios o terminados. El ritmo de crecimiento en el sector manufacturero de China a menudo se ha correlacionado fuertemente tanto con el precio actual del cobre como con los precios del cobre con tres a cinco trimestres de anticipación. Para medir el ritmo de crecimiento del sector manufacturero de China, preferimos utilizar el índice Li Keqiang, que mide el consumo de electricidad, los volúmenes de transporte ferroviario y los préstamos bancarios. Esta medida en particular ha sido un indicador mucho más sólido de la demanda de cobre y otras materias primas que el PIB oficial de China, que incluye otros componentes como los servicios y el gasto público que son menos relevantes para las materias primas.

Habiendo caído bruscamente al principio de la pandemia, el ritmo de crecimiento de China se recuperó con fuerza en la segunda mitad de 2020 y la primera mitad de 2021.  Los precios del cobre siguieron de cerca este repunte. Desde entonces, el ritmo del crecimiento industrial de China se ha desacelerado significativamente. A medida que China se desaceleraba, los precios del cobre se negociaron lateralmente durante varios meses antes de reiniciar un repunte relativamente tibio en los últimos meses. Las ganancias recientes del cobre pueden ser una respuesta al conflicto ruso-ucraniano. Rusia produjo 850.000 toneladas de cobre en 2021, alrededor del 5% del total mundial.

La economía de China, aunque sigue creciendo, se enfrenta a varios obstáculos, incluidos los derivados del aumento de los precios de las materias primas, la caída de los precios de la vivienda, un crecimiento más lento de las exportaciones, altos niveles de deuda, rendimientos de los bonos corporativos mucho más altos y una moneda muy valorada. Si el crecimiento de China continúa desacelerándose, podría aumentar el riesgo de que los precios del cobre se vean presionados a finales de este año o en 2023. Sin embargo, si los precios del cobre continúan aumentando, a pesar de un crecimiento potencialmente más lento en China, la transición energética antes mencionada podría ser la razón.

El cambio pandémico en la demanda del consumidor

Entre diciembre de 2019 y diciembre de 2021, los consumidores estadounidenses gastaron un 18% más en productos manufacturados, pero solo un 6% más en servicios, y no fueron los únicos. En EE.UU. y en todo el mundo, los consumidores optaron por comprar más productos manufacturados, incluidos productos electrónicos de consumo y otros artículos con un contenido significativo de cobre.

Sin embargo, la mayor parte del mundo está volviendo a una nueva versión de la vida normal, y en la mayoría de las regiones del mundo los consumidores parecen dispuestos a cambiar su gasto hacia las experiencias y lejos de las compras de productos manufacturados. Esto puede limitar el crecimiento de la demanda de cobre y también puede obstaculizar el crecimiento de las exportaciones en China. A corto plazo, tal cambio en la demanda de los consumidores podría compensar parte de la mayor demanda de cobre resultante de la transición energética.

Esta publicación contiene contenido publicitario patrocinado. Este contenido es solo para fines informativos y no debe utilizarse a modo de consejo para invertir.

¡Te llamamos!

¡Déjanos tu teléfono y nos pondremos en contacto contigo sin compromiso!