CONTRATA AHORA NUESTRO SERVICIO DE RECOGIDA

¿Cómo reciclar o dar una segunda vida a la chatarra?

Desde esta nueva entrada de nuestro blog especializado vamos a hablar algo más sobre la recuperación de la chatarra. Quizá nunca te has parado a pensar en ello, pero este proceso cada vez tiene más importancia en nuestra sociedad.

El peso de la chatarra

Y no nos referimos al peso en kilos, sino al papel protagonista que tiene la chatarra, su correcta recuperación y su reutilización hoy en día, a diferentes niveles.

En el post anterior ya contamos con detalle qué metales se pueden reciclar. Algunos de ellos como el acero, el hierro o el aluminio, son los que quizá están más presentes en sectores realmente importantes de nuestra economía como pueden ser la construcción, la automoción, la tecnología o la aeronáutica por ejemplo.

Si nos centramos en la ecología, todos conocemos a estas alturas la importancia que tiene reducir el impacto medioambiental que tiene la producción de estos materiales.

Una mala gestión de estos residuos, por otra parte, también es la culpable de la contaminación que se produce por el abandono indiscriminado.

Nos parece relevante destacar que las emisiones de CO2 se ven reducidas en un 58% con la utilización de chatarra férrica.

La economía se ve directamente beneficiada por la recuperación de la chatarra. Tenemos que señalar que, por ejemplo, un alto porcentaje, alrededor del 75% de los metales en nuestro país, provienen del reciclaje.

Sí hablamos únicamente de aluminio o plomo, podemos decir que son metales reciclados casi en su totalidad.

Esto supone una reducción de costes en muchos sentidos. Algunos expertos aportan datos que nos cuentan que por ejemplo, cada tonelada de chatarra reutil​izada ahorra media tonelada de hierro o que con el acero reutilizado se precisa un 75% menos de energía para extraer el metal.

Sin duda, estos datos se traducen en un considerable ahorro de costes en infinidad de procesos industriales y de fabricación.

Sobre la recuperación de la chatarra

Para dar una segunda vida a la chatarra hay que tener en cuenta el tipo de chatarra. Su primer uso o de donde proceda. Si el metal es ferroso o no ferroso, si procede de electrodomésticos, de vehículos o de dispositivos electrónicos.

Puede parecer una cuestión insignificante, pero lo cierto es que dependiendo de sus características y de su vida anterior, puede precisar de procesos de recuperación diferentes en los que quizá sea necesario seguir ciertos protocolos de seguridad, como ocurre en el caso de los sistemas de refrigeración en frigoríficos o aires acondicionados.

Es por eso que se hace imprescindible contar con empresas especializadas en la recuperación de la chatarra.

Estas plantas cuentan con instalaciones seguras y adaptadas a las diferentes exigencias en cuanto al reciclaje de la chatarra.

Muchas vidas

La chatarra recuperada, puede ser utilizada para la fabricación de nuevos electrodomésticos, automóviles, maquinaria industrial, construcciones ferroviarias, grandes estructuras, herramientas, contenedores o utensilios de cocina.

Por otro lado, cada vez es más habitual encontrar piezas de chatarra y de otros materiales en obras de arte.

Algunos de estos artistas comenzaron su andadura como una manera de llamar la atención, poniendo el foco en la contaminación y los residuos, y, han llegado a exponer sus obras en galerías de arte: Bordalo II, Vik Muniz, Sakaya Ganz, Miguel Aparici, Brian Mock…

Decoradores, interioristas o personas concienciadas con el valor que tiene el reciclaje para la salud del planeta, apuestan por reutilizar utensilios, herramientas o restos de metal para crear todo tipo de elementos destinados a decorar o a ser utilizados de una nueva forma.

Seguro que en alguna ocasión has visto un espejo o un reloj hecho a partir de cubiertos, latas de conserva que ahora albergan plantas y flores o todo tipo de artículos decorativos o con funcionalidades variopintas.

Claro que puede ser que la creatividad no sea lo tuyo y que busques cómo deshacerte de los residuos metálicos de tu empresa o de la reforma de tu casa.

¡Te llamamos!

¡Déjanos tu teléfono y nos pondremos en contacto contigo sin compromiso!